salsalamanca@gmail.com +57 317 426 9130

william-andres-narvaez

“Erosiones” pintura de William Andrés Narváez en Curare Alterno

Comments (0) Uncategorised

william-andres-narvaez-2

“Erosiones” Detalle

 

A partir del situacionismo se presentó en el arte dos caminos claramente definidos, el empoderamiento de la obra de arte como signo de conexión y la conquista del espacio urbano como escenario de arquitecturas sociales.

Sobre la conexión la obra de arte se “desencumbró” para introducirse en una idea de paisaje muy parecida a un lugar en constante combate, una arena que día a día coloca en situación a sus actores. Así las cosas, la obra de conexión fue en procura de establecer relaciones entre artista – públicos y arte-vida, al punto de pretender cambiar en profundidad las mismas razones del arte como transmisión de emisiones. Ahora ya no se trataba de comunicaciones sino de emisiones de autotransmisión, muy diferente puesto que coloca a los creadores como activadores situacionales de contextos y autoreferencias de los cuales ellos mismos, los artistas, servían a magnitudes de exterioridad derivadas de los tiempos.

En cuanto a la conquista de lo urbano, el situacionismo planteó una verdadera revolución frente al campo del arte, puesto que cuestionó el cubo blanco como un espacio inerte al cual se “va”, mientras que el espacio de la calle toma por sorpresa a quién se desplaza con otras intenciones diferentes al de ir al arte. Las propuestas instalaron complejos sistemas filosóficos en lugares disímiles como un engranaje experimental de apropiación, tanto de la obra de arte como elemento de transformación del espacio, pero también de acercamiento de dicha obra a la realidad, entendida como lo que se vive en la cotidianidad.

La apuesta en ambos sentidos tuvo la alegría de volver sobre la relación del arte y la vida y digo la alegría porque un arte que elimina su autarquía de economía cultural autosuficiente, para mezclarse en lo común donde la ciudad se convierte en continente de lo encontrado desde conceptos de belleza desublimada.

La belleza vuelve a despistarse; ya no nos queda claro si cuando hablamos de belleza nos referimos a lo mismo, quizá se relativiza y huye, pierde su casa. El arte de hoy convocado por la sinergia política de salones institucionales y propuestas alternativas basadas en la apertura del asfixiante escenario cultural, dan cuenta de una revisión de los presupuestos del situacionismo, donde lo bello confuso regresa.

Tenemos trabajos plásticos que usan la ruina, el deterioro, lo precario y la miseria de manera critica sobre la crisis generalizada o como solución escenográfica de algún tipo de referencia sobre las demagogias que rodean el paisaje y la región.

En el trabajo de William Narváez que presentó al Curare Alterno y que lleva por título “Erosiones” nos presenta como arte un objeto extremo. Se trata de un conjunto de papeles ordenados con cierta literalidad y cadena procesional dispuestos sobre el piso en un espacio de aproximadamente 10 metros de largo por 1 metro, también aproximado de ancho.

El formato es irregular porque los papeles se ordenan en una lógica estratigráfica donde es posible observar las sucesivas capas constructivas como pantallas interrelacionadas, tanto en profundidad como de manera horizontal.

Cada pantalla representa un territorio autónomo de trabajo puesto que es posible evidenciar rasgos o herencias de sustratos pictóricos que dan cuenta de procesos de trabajo y decantación. El papel se convierte en la obra de Narváez en su mejor aliado, puesto que el papel como superficie pictórica o del dibujo permite documentar la exposición a la inclemencia atmosférica y el manejo en su exhibición.

En todo sentido la obra es frágil. Fragilidad como soporte que al mismo tiempo obliga al artista a adaptarse a la naturaleza de su superficie poco resistente con técnicas de representación articuladas y no impuestas. Frágil también por su empoderamiento como obra de arte porque desafía las formalidades culturales en un juego de presentación que exige apertura y reconfiguración de lo bello, a todas luces erosiones.

Por lo anterior, la obra impacta cuando por un momento no sabemos con claridad si se trata de una propuesta plástica o simplemente de una suerte de papeles de envoltura que algún trabajador dejó olvidado en la sala de exposiciones.

El problema del espacio expositivo termina por inferir en la arriesgada idea de ruina, ya que no se logra cumplir el programa de desbarajuste conceptual y como si se tratara de un gran objeto encontrado que, por efecto de la descontextualización, ahora debemos comprender como arte.

Lo mínimo, el arte conceptual, lo efímero, lo experimental devuelven en la obra las deudas sobre las que hemos prefigurado las razones del arte y que por tradiciones desafortunadas rivalizan en lo profundo con la belleza.

Entiendo que hablar de belleza en el arte de hoy no deja de parecer paradójico y fuera de sus discursos antiterroristas, pero en el fondo lo que las ruinas y precariedades nos presentan en la configuración de la obra de arte de hoy, no es otra cosa que una resistencia estetizada e inocua que ha encontrado un analgésico momento de expectación en el mundo del arte, muy asiduo a los contrastes reprogramdos de lo bello marginal exotizado y doméstico.

No sin razón el artista Andrés Felipe Gallo recorría la ciudad en un carrito de supermercado recuperando escombros, para desafortunadamente maquillar nuevas calcificaciones, ora paredes con agujerito para ver videos sin sentido voyerista, ora montañitas de parque infantil para la selfie de verificación asistencial al museíto sin eje.

 

 

William Andrés Narváez

Maestro en Artes Plásticas del Instituto Departamental de Bellas Artes de Cali. Actualmente reside y trabaja en Cali, Colombia. Ha participado en muestras colectivas e individuales en espacios independientes de las ciudades de Cali, Popayán, Bucaramanga, Bogotá y Buga.

Arte y naturaleza son las preocupaciones y temas de investigación en mi trabajo artístico. Tomando el paisaje como un elemento de análisis profundo en cuanto a conceptos como natural, paisaje, paisajismo y territorio; propongo piezas que pretenden hacer señalamientos en torno a la fragilidad del mismo, como también la fragilidad de procesos culturales y humanos ligados estrechamente a la naturaleza, develando así procesos paisajísticos que ponen en cuestión relaciones de valor y poder dentro del territorio nacional en la contemporaneidad.

En mis propuestas suelo hacer uso de materiales naturales encontrados como también el papel en diferentes estados de la materia y a su vez, técnicas como la pintura, el dibujo e instalación con la intención de documentar y construir nuevos paisajes monótonos, fríos y desahuciados que parten del concepto de lo “atmosférico” y su carácter inasible para generar espacios que posibiliten desplazamientos y experiencias relacionadas con el paisaje, y que a su vez, dialoguen con la memoria visual del territorio colombiano y la historia de éste.

2016/ (colectiva) “SOCAVON” obra participante en la muestra Masa Crítica, proyecto del colectivo Servicios Temporales. Jardines del Museo La Tertulia. Cali.

2016/ (colectiva) Artista invitado con la obra “EROSIONES” al proyecto En Montaje del colectivo Circular Presents. Galería de LaSucursal, Cali.

2016/ (colectiva) “NATURALEZAS DE UN MUNDO FELIZ” Centro cultural de Cali.

2016/ (individual) FRAGMENTOS, exposición individual dentro del marco de la curaduría Limites e Instrumentos, realizada en la galería COMPACTA, Bogotá.

2015/ (colectiva) de la serie “DESTIERROS” Obra ganadora del Séptimo Festival de Artes Visuales Bugarte. Galería Magenta, Octubre, Buga.

2015/ (colectiva) de la serie “DESTIERROS” III Bienal Internacional de Bucaramanga. Biblioteca Turbay. Octubre, Bucaramanga.

2015/ (individual) “EROSIONES, LA SUERTE DE LOS VENCIDOS” sala de exposiciones del Instituto Departamental de Bellas Artes de Cali.

2015/ (colectiva) “CANTOS NOSTALGICOS”, Reuniendo Luciérnagas 15 Salones Regionales Zona Pacifico, Museo La Tertulia, Cali, Julio 3 del 2015.

2015/ (colectiva) “COSMOGRAFIAS”, exposición HUESPED, sala de exposiciones de Lugar A Dudas, Cali, Febrero del 2015.

2014/ (individual) proyecto “DESTIERROS”, ganador de la beca BLOC (Becas Locales de Creación), Casa Proartes, 14 de Noviembre.

2014/ (colectiva) de la serie “VERDES CAMPOS DE VIDA Y SOLAZ”, Imagen Regional 8, Banco de la Republica Cali 2014, 13 de Noviembre.

2014/ (colectiva) de la serie fotográfica “CUERPOS CELESTES”, Premio Arte Joven Colsanitas 2014, Galería Neveochenta, Bogotá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*