salsalamanca@gmail.com +57 317 426 9130

memoria

Memoria “post”, sin especificidad de sitio específico, la obra de Liliana Caycedo Hernandez en Curare Alterno

Comments (0) Uncategorised

 

 

Odio facebook porque nos ha encerrado en algo tan ridículo como un espacio virtual. De igual forma al arte que nos ha encerrado en un espacio doblemente virtual,y ya que crea la virtualidad propia de sus medios, su sistema con una virtualidad que es la mía propia, la del ser.

En el arte me la paso virtualizando y llevando a lo real para otra vez pegar la vuelta hasta confundir vida y arte. En la red de internet el ser es en la medida que virtualiza su naturaleza hasta fundir cuerpo con máquina y belleza con imagen.

No obstante en la ironía que se establece entre el hombre y la máquina, es decir , en la ironía de haber aceptado que somos hombres en la medida que vinculamos la máquina a nosotros y de la misma forma , la maquina humanizada, la memoria aparece como el cúmulo de experiencias.

 

Si aceptamos la memoria como fin último de la acumulación de experiencias la vida de un hombre facilmente se traduciría en recordatorios somáticos de comportamiento registrados y datados. Albunes virtuales de negociación no tan común sino individual, parcial, detonante. La memoria así vista se convierte en depósitos con sistema de ordenación decodificados exentos de cuerpo sacramental, sagrado o mítico. Nuestra vida es una imagen para ser usada sin tiempo.

 

El proyecto de Liliana Caycedo Hernandez. MEMORIA PARA UN MURO (Redproject desclasificación de archivo) para Curare Alterno, se plantea como una obra en sitio específico a partir de la especificidad de los archivos recopilados de facebook, ahora des-clasificados, es decir, des-mitificados, des-sacralizados que fijan en bucle a una nueva prefiguración de muro la palabra Memoria.

No sabemos a ciencia cierta de la intención crítica que alimenta a Red Proyect pero su intuimos que dinamiza una especie de revolución micro en nuestra forma de asumir la relación de experiencias vividas como algo en definitiva menos público, más informado a la vez que con articulación donde cabe, si se quiere, nostalgias compartidas y decepciones aligeradas.

 

O.S

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*